Administrar

Calaix de sastre arran la meva vida quotidiana a Ciutat de Mallorca

L'Estaca (1968)

maiorica | 30 Juliol, 2009 21:44

Concert al Camp Nou, davant 100.000 persones (1985).

 

 (Segueix)

Country Gardens (1918)

maiorica | 29 Juliol, 2009 22:09

de Percy Grainger (1882-1961).

El monolit de sa Feixina, llei sense justícia

maiorica | 25 Juliol, 2009 21:25

Al monument de sa Feixina de Palma li queda poc temps de vida. Les passes fetes per Cort els darrers dos anys dirigides a erradicar els darrers vestigis de la simbologia franquista són espaiats i per a alguns massa lents. Però res a veure amb la paràlisi i desídia dels consistoris anteriors.
 
Monolit franquista a sa Feixina, Palma 
 (Segueix)

Titan (1888)

maiorica | 19 Juliol, 2009 19:36

Colapso 121

maiorica | 09 Juliol, 2009 23:21

Después de dos años y medio enviando cartas al director, me he colapsado. Sigo teniendo ideas pero carezco de la energía y definición suficiente para plasmarlas en texto escrito. Hasta un total de 121 cartas han aparecido en los rotativos de las islas, una experiencia árdua pero siempre interesante para quien desea implicarse en la vida cotidiana de su comunidad y contribuir en algo a su mejora y avance.

Tal vez he cumplido una etapa en la que el patrón de carta al director (escueta, impersonal, sin licencias de estilo) me ha acabado por encorsetar y, al fin al cabo, cansar por su estrechez. He ido notando como la gama de temas se iba reduciendo progresivamente como elección personal, buscando cierta originalidad respecto a los temas de actualidad y también evitando repetirme a mí mismo. Lógicamente, la consecuencia de este proceso tenía que ser el agotamiento, tanto de temas disponibles como de originalidad permanente y, al fin y al cabo, de ganas. 

También he evolucionado en todos los conceptos. He aprendido a redactar con más soltura (a pesar de mi rígido concepto del bien escribir, siempre exigente), me he adaptado al patrón "cartadirectil" con más o menos éxito (mi punto flaco siempre ha sido la brevedad exigida, más de una habrá ido a la papelera por eso), a la par que iba inmiscuyéndome en la vida cotidiana balear (empecé cuando llevaba un año y medio en las islas, ya llevo 4) y asumía todos sus matices con una intensidad que sólo la perspectiva del tiempo puede conferir.

Mis cartas también han estado determinadas por el trascurso político (mi tema favorito, junto con la cultura), y en paralelo a ellas he podido plasmar mi propia evolución. Si en mis primeros tiempos me mostraba primordialmente crítico con el entonces partido gobernante, mi sentir actual en ese campo es de absoluta decepción con todo y con todos, un factor añadido (y quizá definitivo) que me ha hecho desistir en mi redacción opuscular habitual. El escepticismo no es igual con todo el mundo, hay categorías y gradaciones que lo matizan. Pero es difícil salvar a alguien de la quema, o al menos reconocerle un rédito positivo.

En fin, me impliqué demasiado en su redacción. Y eso desgasta, vacía, agota. Compensa mucho verse plasmado en negro sobre blanco, también que algunos (que los hay) me sigan y reconozcan mi nombre aunque no sea especialmente original (como "Manuel García" debe haber miles).

He tenido la suerte de que todas mis cartas (salvo tres, creo recordar) han salido en uno o más diarios. Salvando el Diari de Balears, que me ha publicado casi el 100%, y los dos semanarios de Sóller, el resto de rotativos (Diario de Mallorca, El Mundo, Última Hora) rondan la mitad de las mismas; creo que no está nada mal para un aficionado vocacional.

Pero más de una vez me he desesperado al ver que cartas que yo suponía muy agudas o interesantes no salían en uno u otro periódico, aún a sabiendas de que no soy el único que escribe; pero a veces te encuentras cosas publicadas que vete a saber como se atreven a enviar eso... y que encima se lo publiquen. Y no me refiero a solamente a lectores, sino también a (algunos) columnistas y opinadores tan henchidos de ego como disminuidos de respeto y empatía con su alrededor. 

Además, es imposible escribir con absoluta libertad. Los vaivenes de las líneas editoriales propician que las cartas se publiquen o no, en unos sí y otros no (y viceversa, al cabo de un tiempo) lo que propiciaba el juego de adivinar quiénes me iban a publicar cada carta -y casi nunca me equivocaba. Últimamente no sé si he acabado escribiendo sobre lo que quería, o a gusto de cada diario, o sobre sus temas "preferidos" pero a mi modo, o en definitiva como un redactor freelance y sin sueldo.

Llegado a este punto, hay que parar. Si la satisfacción personal desaparece y se convierte en un todo rutinario, ya no compensa. No vale la pena escribir a cambio de nada (entiéndase nada como mucho más que dinero y fama).

Creo que he acabado por tener la sensación de que, por mucha dedicación y constancia que puedas tener, necesitas tener tu corralito o capillita para alzar tu voz, sea ésta entonada o desafinada, incisiva o como una cacerola desportillada. Y eso acaba desanimando, pese a saberlo desde el primer día. También será eso, talmente. La prensa... una relación amor-odio imponderable en los platos de mi balanza personal.

Todo esto también ha acabado afectando al blog, que nacio antes de esta iniciativa. En un primer momento extraje textos de la bitácora para ser publicados en los diarios, luego progresivamente fueron los textos diseñados expresamente para los diarios los que conformaron las entradas del blog en un proceso sutil e imperceptible incluso para mí. Eso ha transformado totalmente el blog, que ha perdido frescura y espontaneidad en los textos, además de espaciarlos. En cambio ha ganado en precisión y laboriosidad en los temas tratados, aunque perdiendo el factor básico en todo blog: el sello personal más espontáneo y genuíno.

Aunque, por mucho tiempo que pase, me es inevitable escribir ladrillos como este hasta para decir buenos días.

Y como no, estoy de vacaciones. La desconexión y la distancia geográfica favorecen una perspectiva lejana de la cotidianidad, y aunque sigo colapsado en ideas (creo que llevaba dos semanas sin poder escribir una línea, pese a haberlo intentado) al menos he podido desembozar el blog con un autodiagnóstico en este texto.

Quien sabe, a lo mejor este mismo texto podría servir como carta.

Metalenguaje del cartadirectismo. Suena bien, más que mi nombre.

Veremos más adelante. Siempre me sale algo. O casi, hasta ahora.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS