Administrar

Calaix de sastre arran la meva vida quotidiana a Ciutat de Mallorca

Marujo, luego existo

maiorica | 11 Març, 2007 13:09

Nos comunicamos con medios de información cada vez más diversos y sofisticados, los contenidos aumentan en cantidad y diversidad... todo parece indicar que el individualismo y la frialdad de relaciones se impone. Pero nos queda el marujeo, basado en la curiosidad innata del ser humano. Sobrevive y se adapta a todos los escenarios posibles.

Antaño queríamos saber sobre el vecino o sobre algun amigo cercano o familiar. Hoy podemos saber acerca de todo y sobre todos, de una manera superficial y banal, como contrapeso a la exigencia y la frialdad de los contenidos e informaciones con los que nos bombardean. Es un alivio mundano que nos reconecta con nuestra verdadera esencia social, subjetiva y relajada.

Es un contrapeso que tiene un objetivo higiénico mental, siempre que tenga un fundamento positivo. Saber sobre personas no me parece mal, sobre lo que hacen, dicen, sienten, etcétera. Contacta a uno con la realidad más próxima y de una manera informal, dinamiza conocer de los demás y saber que también saben de ti. Entrar en este circuito te hace partícipe de un grupo social como protagonista y espectador. Combate la soledad y la insociabilidad.

Lo malo empieza cuando el conocimiento es peyorativo, encaminado hacia la acritud y la crítica desaforada, como remedio (o falsa evasión) de nuestros males, y que se vuelve en contra de uno mismo. Anteponer la crítica y la mala sangre al marujeo acaba imponiéndose con frecuencia, y es difícil establecer un equilibrio. Aunque externamente parezca algo similar, este es un marujeo que fomenta la amargura y la insociabilidad.

Así que he acabado por delimitar entre marujeo alegre y marujeo amargoso. Porque no son iguales, y vaya si se distinguen: con medio minuto basta para diferenciarlos. El primero es sano, ameno, a modo de gaceta barrial. El segundo es amarillismo crudo, emponzoñado con ínfulas de censura moral.

Hoy soy protagonista de algunos marujeos en mi entorno más inmediato, e incluso empiezo a practicarlo. Es un ejercicio beneficioso y te alegra la vida ¿En cuál de los dos marujeos me ubico? en el alegre, por supuesto. Para amargarme ya tengo la soledad.

Comentaris

Afegeix un comentari

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS