Administrar

Calaix de sastre arran la meva vida quotidiana a Ciutat de Mallorca

El culto a la personalidad. Grande, más grande

maiorica | 09 Maig, 2007 20:30

Las campañas electorales se caracterizan por saturar a los electores con publicidad por todas partes: folletos, carteles, anuncios televisivos y radiofónicos, mítines... eso los hace iguales ante el votante. Tan solo en eso se parecen, por la capacidad de agobiar y repetirse sin descanso.

Lo que desiguala a algunos partidos de otros (hablando de los principales, se entiende) es su falta de mesura en las campañas. Y esto, en las Islas Baleares, está pasando con el Partido Popular. No sé si en otras comunidades y municipios pasa con ésta u otras formaciones, pero aquí es una auténtica locura de megalomanía.

El ojo que todo lo ve...

En la plaza de España de Palma de Mallorca, principal lugar de paso de los ciudadanos, han puesto un inmenso cartel publicitario en el que aparece los tres principales candidatos del Partido Popular a las elecciones: alcaldía, Consell de Mallorca, y gobierno autonómico. Es una inmensa lona que cubre dos caras de un edificio de varias plantas en obras, y a primera vista parece un anuncio de Nike o Adidas hasta que te das cuenta de que no hay ninguna marca publicitaria; ni la del partido político, que incluso se minimiza discretamente. Supongo que para desmarcarse de la agresiva acritud del PP central, tan poco agradable en las tranquilas islas.

Es un delirio de grandeza, el colmo de la megalomanía. La actitud de un partido que, a base de acribillar la vista con un gigantismo desagradable, aspira a ningunear al resto de fuerzas políticas creyéndose con una suficiencia que le da bula para aparecer mayestáticamente. Aquí no hay competencia por salir más en los medios o pegar más carteles: aquí se avasalla. Ese cartel es "el ojo que todo lo ve", quienes nos tutelan, quienes nos rigen en las alturas.

¿Cuál sería la reacción del pueblo de Madrid si en la Puerta del Sol pusieran un inmenso cartel con Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón? ¿Qué diría la gente en Barcelona si en la Plaza de Cataluña, en alguna ocasión, Jordi Pujol o Pasqual Maragall hubiesen colocado una inmensa pancarta con su imagen durante las elecciones autonómicas? ¿O si Zapatero hiciese eso mismo en la Plaza de la Cibeles, o Belloch en el Pilar de Zaragoza, o Fraga en el Obradoiro de Santiago, o Chaves en la Giralda de Sevilla?

Plaza Roja de Pekín (Mao Tse Tung)

Es inaudito lo que pasa aquí; cómo se ha perdido el sentido común por parte del partido gobernante. Es el colmo de la arrogancia y el señorío seudofeudal, como si fuéramos siervos sumisos que hemos de verlo con total normalidad. Y, realmente, la indignación es más bien escasa hasta ahora. Esto crea (o alarga) una sumisión, desmotiva a los "resistentes" o seguidores de otras fuerzas políticas, y en cualquier caso desanima a ir a votar a aquellos que ven como invencibles al trío photoshop a quienes debemos obediencia y respeto.

Plaza Roja de Moscú (Lenin)

¿Y cuánto habrá costado? tampoco mucho más; al menos, en comparación con el inmenso despliegue de medios del PP para señorearse de todos los rincones estratégicos de la ciudad. Eso sí: el trabajo del equipo informático ha sido prodigioso, dejando al terceto absolutamente perfecto estéticamente. El coste económico se queda pequeño ante el insulto ético ante los que no piensan como ellos y se sienten arrinconados ante esta visión. Hace mucho tiempo que el gobierno balear ha dejado de ser de todos los baleares, aprovechándose de la laxitud del carácter balear.

Mosaico humano (Kim Il Sung)

Son ídolos de barro que, en otro sitio, serían un partido testimonial e incluso extraparlamentario. Nos hacen pequeños. Nos hacen suyos. Titanes de pacotilla.

He pasado por Plaza de España, y he conectado el Bluetooth de mi teléfono móvil. No funcionaba.

Comentaris

Afegeix un comentari

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS