Administrar

Calaix de sastre arran la meva vida quotidiana a Ciutat de Mallorca

Ha pasado un ángel

maiorica | 19 Juliol, 2007 23:15

Por Cataluña y Baleares, y evocando la canción de Tomeu Penya, sí, ha pasado un ángel. No sé si por su manera de proceder luzbeliana o según posicionamientos de índole ideológica; pero fehacientemente puede decirse que ha pasado. Ángel Acebes.

Su paso por las islas se resumió en "aquí no se mueve nadie", "aquí no pasa nada y todo va estupendamente", "todos estáis unidos" y "caña, caña y caña a los amigos de Otegui", y cosas así. Por Cataluña acaba de surcar los aires, con buenas nuevas del estilo "aquí manda Madrid (yo)", "aquí mandarán los que yo diga", "el partido está muy unido", "mano dura con los nacionalseparatistas", y otros versículos de similar índole.

Catalanes y baleares unidos por la anunciación del legionario anunciador. 

Es fantástico nuestro sistema político democrático, que posibilita que cualquiera pueda llegar a las altas esferas del poder haciendo carrera política. A veces eso es lo malo: que cualquiera puede llegar, y no hablando en términos precisamente jocosos. En este caso se juntan cortedad intelectual, estrechez de miras, fanatismo ideológico, sectarismo, desprecio, conspiracionismo, semiparanoia, rencor, despotismo... me resulta difícil entender cómo un sujeto de tal miseria humana y moral ha podido llegar a ser el amo y señor de un partido tan rico y diverso como es el popular.

Este imbécil ha empobrecido el discurso interno de su partido, eliminando el diálogo y el debate de ideas a una simple obediencia, convirtiéndolo en un asentimiento disciplinado de las consignas de la dirección, instrumentalizándolo para justificar su labor durante el 11-M pese a quien pese. Se salta a la torera todos los mecanismos internos de funcionamiento del partido a nivel regional, interviniendo "colonialmente" en Baleares y humillando al máximo mandatario de Cataluña.

Se permite el insulto y la mentira sistemática en su discurso para mantener activadas las bases de su partido, abusando de su paciencia y buena fe. Desautoriza a compañeros de partido para imponer una línea única de acción, caracterizada por la rigidez y la intolerancia de matices. Nadie habla más que él, salvo el chuleta Zaplana, o cualquier otro que se amolde al discurso frentista pasado de revoluciones estandarizado por él.

Dudo si alguien le contradice en la intimidad. Quizá le temen. Quizá esté realmente chiflado.

Nunca he votado a los populares, pero como ciudadano de a pie me apena ver cómo unas pocas personas pueden pudrir un partido político inmenso, inerte de tan disciplinado que está, con cientos de miles de militantes y millones de votantes, sometiéndolos a un discurso plano, rectilíneo, duro, agotador, que amarga sus vidas y las de los demás, que se hace presente en la vida cotidiana, que envenena relaciones personales y conversaciones amigables.

El PP no se merece esto. Ni el más izquierdoso puede quedarse impávido ante esta prostitución de los ideales conservadores, liberales y de derechas democráticos. La política ha de ser sana y cordial, es necesario. Todo por culpa de ese imbécil, y tres o cuatro más enquistados en la cúpula del partido que se niegan a razonar. No es culpa de los ciudadanos que votan a ese partido, y que se merecen algo mejor. Es por culpa de ese IMBÉCIL.

En Baleares ya estamos padeciendo su paso con el discurso agrio, victimista y rencoroso de Rosa Estarás, factoría Acebes (o Estarás ya era así...?). En Cataluña, la marcha de Piqué seguro que dará paso a una estrategia más dura y agresiva. ¿Volverá Aleix Vidal-Quadras? todo es posible. Parece que Acebes está interviniendo en todas las zonas posibles para imponer sus tesis de lucha contra el mundo (no el de Pedro Jota, otro que tal, con la antaño digna y ética profesión periodística), y el pensamiento único como si fuese una (angelical) virtud. Matas y Piqué tenían una imagen más calmosa; ya son historia. Hay que soflamar.

Lo siento por la vida política de este país, y tanto me da quien gane. Lo justo sería que ganásemos todos en democracia. Pero con un demagogo vociferante en uno de los partidos, nuestra democracia se ha convertido en una derrota diaria. Tres años ininterrumpidos de miseria colectiva y retroceso cívico.  

Realmente monstruoso. Y lo tenemos dentro del sistema actuando a sus anchas y con total impunidad, en su partido y ante un sector de los medios de comunicación, para quienes es intocable por mucho que brame o desbarre. Esa indulgencia ante el odio me pasma.

¿Rajoy? por ahí anda. Es el candidato.

Comentaris

Afegeix un comentari

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS